• Archivo personal

    El mes de septiembre del año 1977 empezó mi militancia política. Esta página recoge los artículos e intervenciones públicas que he ido haciendo a lo largo de los años.
  • Correo electrónico

  • Redes sociales

  • TRADUCTOR

  • Archivos

  • e-books gratuitos

  • La familia socialista

En recuerdo de Alfonso Perales

Hoy no puedo empezar a escribir sin recordar a Alfonso Perales. Fallecido a los 52 años, era un veterano dirigente socialista, ya que desde muy joven se incorporó a la lucha contra la dictadura y para construir un gran partido socialista como instrumento de justicia social. Era en la actualidad Secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE. Le conocía hace mucho. Manteníamos muy a menudo posiciones diferentes. Él, Almunia. Yo, Borrell. Él, Bono. Yo, Zapatero. Aquí hay que decir que bien pronto se puso a trabajar para que la victoria de Zapatero lo fuese de todo el PSOE. También discrepamos a veces sobre el nuevo estatuto catalán. Él, reticente. Yo, entusiasta. Me tomaba el pelo y me decía “líder” con aquel acento andaluz que seduce. Más a menudo, sin embargo, me decía “Máiquel”, así pronunciado. Pero a pesar de las diferencias le apreciaba muchísimo y creo que se trataba de un sentimiento mutuo. A pesar de la firmeza de sus posiciones, era un hombre muy dialogante y con un vivo sentido del humor. Perales era una referencia ineludible del socialismo andaluz y uno de los hombres clave de la actual dirección socialista española. Le vi por última vez en televisión haciendo pública la posición oficial del PSOE sobre el acuerdo que hizo posible el Govern de Entesa. Una posición de respeto. Supe que estaba enfermo el día de la última sesión del Comité Federal del PSOE, celebrada el 18 de noviembre. Vi mucha preocupación en los rostros de Manolo Chaves y Zapatero, y pregunté a Pepe Blanco cuál podía ser la razón de aquella tristeza. Pepe me anunció que aquel día mismo les habían comunicado el carácter irreversible del cáncer de Alfonso Perales. La reunión había ido bien, Montilla había estado fantástico, pero al saber esta mala noticia el día se enturbió irremediablemente. Le echaremos mucho de menos y me entenderéis si digo que me da mucha rabia que Alfonso no pueda votar el nuevo estatuto andaluz por el que tanto trabajó.

Alfonso Perales nació en Alcalá de los Gazules (Cádiz), el 19 de julio de 1954. Licenciado en Historia, fue Presidente del Consejo Social de la Universidad de Cádiz y formó parte del Equipo de Investigacion de Historia Contemporánea de aquella Universidad. Militante del PSOE desde 1972, participó en el Congreso de Suresnes, hombre de confianza de Felipe González y Manolo Chaves, fue miembro de la Comisión Ejecutiva Federal de las Juventudes Socialistas y Secretario de Organización del PSOE de Andalucía. Secretario General Provincial del PSOE de Cádiz, hasta que el 1997 fue elegido Secretario de Política Municipal de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, en el 34 Congreso del Partido. Parlamentario andaluz, concejal del Ayuntamiento de Cádiz y Presidente de la Diputación de Cádiz entre 1983 y 1989. Elegido Diputado en el Congreso por Cádiz en las elecciones de 1989, 1993 y 1996. En las elecciones generales de marzo de 2000 fue nuevamente reelegido Diputado, pero abandonó el escaño al ser nombrado Consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía. El 2004 volvió al Congreso de los Diputados, donde desarrollaba en la actualidad el cargo de Presidente de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas.

Hoy, el diario El País publica su último artículo “La reforma del Estado” y una necrológica firmada por Augusto Delkáder.

Acaba el año y perdemos a Alfonso Perales. Y también, a “Cesc”, ninotaire que, junto a Perich, tanto hicieron por la cultura democrática y progresista de nuestro país.

Anuncios