• Archivo personal

    El mes de septiembre del año 1977 empezó mi militancia política. Esta página recoge los artículos e intervenciones públicas que he ido haciendo a lo largo de los años.
  • Correo electrónico

  • Redes sociales

  • TRADUCTOR

  • Archivos

  • e-books gratuitos

  • La familia socialista

Intervención en la comparecencia de Jordi Pujol i Soley

INTERVENCIÓN DE MIQUEL ICETA EN LA COMPARECENCIA DE JORDI PUJOL I SOLEY

Palau del Parlament, 26 de septiembre de 2014

Gracias, señor President, señoras y señores Diputados.

Sr. Pujol, su comunicado del pasado veinticinco de julio conmocionó a la sociedad catalana. Usted confesó a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña que quien fue President de la Generalitat durante veintitrés años cometió un fraude fiscal continuado a lo largo de más de 30 años.

Sr. Pujol, yo no comparto la opinión del President Mas de que esta sea una cuestión estrictamente personal y familiar. Y es buena prueba de eelo el hecho de que usted ha sido desposeído de su tratamiento institucional y de las prerrogativas como expresident de la Generalitat.

Estoy todavía menos de acuerdo con su compañero de partido, exconseller de los gobiernos que usted presidió y Alcalde de Barcelona, Xavier Trias, que declaró que usted, y cito literalmente, “tendría que desaparecer”. No. Usted no tiene que desaparecer, usted tiene que darles cuenta a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, a todos, a los que le votaron y a los que no lo hicieron pero que le respetaron como President de la Generalitat.

Nuestro Grupo hubiese preferido que su comparecencia se substanciase antes, pero celebramos que finalmente se esté produciendo y deseamos que pueda servir, en parte, a “la reparación en lo que sea posible del mal y de expiación para usted mismo”, palabras con las que acaba su comunicado del pasado veinticinco de julio.

Creo que conviene precisar que su comparecencia ante esta Comisión parlamentaria no puede ni remotamente compararse a una comparecencia ante la Justicia: aquí, en el Parlament, usted no es un acusado ni nosotros somos unos jueces. Si convirtiésemos esta comparecencia en un campo de batalla partidista, lejos de resolver el problema, lo haríamos todavía más profundo. Aquí, a través de nosotros, usted tiene la oportunidad de ofrecer una explicación a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, a los que usted tenía que servir como máxima figura institucional y referente ético, y muchos de los cuales habían confiado en usted como dirigente político.

Sr. Pujol, en nuestra opinión, el engaño que usted ha confesado ha causado un gran mal a la política, al catalanismo, a la Generalitat y al país.

Su confesión pública y la acumulación de datos, indicios y rumores sobre su actuación y la de miembros de su familia han extendido una densa sombra de sospecha, una sombra tóxica insoportable, que ha erosionado la credibilidad de la política catalana.

Somos conscientes de las especiales circunstancias que rodean a las revelaciones que se acumulan día tras día, y del hecho de que este caso, por desgracia, no es el único caso de irregularidades o delitos que afecta a un responsable político, su familia o su partido.

Sr. Pujol, la intervención del Grupo Socialista en ningún caso se puede interpretar como un intento de negar su decisiva contribución al autogobierno de Cataluña. Pero, Sr. Pujol, mediante su comparecencia hoy en el Parlament de Catalunya, usted tiene la obligación política, pero también moral, de contribuir a reparar el enorme daño que ha producido. Sus explicaciones de hoy deberían constituir un primer paso en el necesario proceso de recuperación de la confianza colectiva en la política y en las instituciones públicas catalanas. Y los socialistas creemos que solamente podremos rehacernos colectivamente de este golpe tan duro a través de la verdad, la transparencia y la ejemplaridad.

Después de su comunicado de julio, la verdad, la transparencia y la ejemplaridad exigen que usted dé a conocer con precisión:

  • En primer lugar, el volumen total defraudado por usted y su familia.
  • En segundo lugar, los documentos que acrediten el origen de todos los ingresos que escaparon al control de la hacienda pública.
  • Y, en tercer lugar, los documentos que acrediten la evolución periódica de los fondos originales más los rendimientos derivados de su gestión financiera, desde 1980 hasta hoy.

En nuestra opinión, la evasión fiscal continuada, la utilización de paraísos fiscales, y la absoluta opacidad de la procedencia de los fondos, que son por sí mismos condenables, lo son todavía más si la persona que ha cometido o que ha amparado estos delitos ha ocupado la máxima responsabilidad institucional de nuestro país. Son hechos que, como antes señalaba, minan la moral colectiva, erosionan la política y acaban con el prestigio de nuestras instituciones.

Usted, Sr. Pujol, al hilo de la querella sobre el Caso Banca Catalana, pronunció en el año 1984 unas palabras que hoy adquieren una resonancia especial: “El Gobierno central ha hecho una jugada indigna. Y a partir de ahora, cuando alguien hable de ética, de moral y de juego limpio, hablaremos nosotros. No ellos”.

Hay que recordar que Banca Catalana, de la cual usted fue uno de los principales directivos, quebró al presentar un agujero patrimonial de más de 130.000 millones de pesetas en el año 1982. Desde nuestro punto de vista, el desenlace del caso Banca Catalana se utilizó como una especie de vacuna con efectos muy nocivos para Cataluña.

A partir de entonces cualquier indicio, queja o acusación que apuntase a un comportamiento irregular de los gobiernos presididos por usted o por su partido, era tildado de ataque contra Cataluña, y un velo se extendió sobre demasiadas cuestiones oscuras que hoy parecen salir a la luz.

En Cataluña, de alguna manera despareció la autoexigencia, bajamos la guardia y los mecanismos públicos de control dejaron de ser eficaces. Tanto es así que no han sido los instrumentos de control de las instituciones catalanas los que han detectado las irregularidades que hoy se van conociendo. Y este es un problema grave de Cataluña.

En este sentido, hay que reconocer que tampoco los indicios que apuntaban al cobro ilegal de comisiones del 3% de la obra pública merecieron la atención que requerían. Y todavía no ha acabado el procedimiento judicial relativo al caso del “Palau de la Música”.

Y si el desenlace del caso Banca Catalana debilitó la autoexigencia de la sociedad catalana, su confesión ha debilitado también nuestra autoestima colectiva, señor Pujol. Este caso nos produce vergüenza porque el fraude fiscal es intolerable, absolutamente inaceptable en un responsable político. Y hay que ir hasta el final para hacer limpieza: lo tiene que hacer Hacienda, lo tiene que hacer la Justicia, lo tiene que debatir el Parlament. Pero, como decía antes, sin peleas partidistas, por el bien de todos. Hay que depurar responsabilidades y conviene que los que hayan defraudado o se hayan aprovechado de la Generalitat, de su Gobierno o del nombre de su President para hacer negocios privados sean condenados y devuelvan el dinero.

En este sentido, señor Pujol, ¿puede usted asegurar que ninguna persona de su círculo familiar más cercano utilizó su nombre o su influencia para hacer negocios privados ilícitos al amparo de la actividad del Gobierno de la Generalitat de Catalunya?

Su nota del veinticinco de julio es del todo insuficiente. Y sus palabras introductorias de hoy tampoco responden a los muchos interrogantes que planean sobre este asunto. Y, por cierto, ¿por qué hizo esta declaración el 25 de julio de 2014 y no antes, mucho antes?

Y estos interrogantes son comprensibles. El origen de los fondos no declarados a Hacienda parecer ser un oscuro legado, del cual no se aporta ninguna referencia documental. Un legado que ha escondido a su hermana. Convenga conmigo, señor Pujol, que lo mínimo que se puede decir es que todo ello es muy extraño. De hecho, como usted sabe, hay quien especula, que el origen de los fondos no declarados a Hacienda podría ser una oportuna venta de acciones de Banca Catalana justo antes de la quiebra utilizando información privilegiada. Por esta razón, para desvanecer toda sospecha hay que documentar exhaustivamente el origen de este capital.

Por otro lado, se ha publicado que la evolución del legado, o de lo que sea, parece haber producido unos rendimientos sospechosos por su carácter exorbitante que más bien apuntan a otros ingresos de origen desconocido.

Unos ingresos que diversas fuentes apuntan como que provenían de negocios hechos por diferentes miembros de su familia más cercana. Y algunos de estos negocios parece que se habrían generado bajo el paraguas de la actividad de la Generalitat que usted presidía. Por esta razón es tan importante que usted acredite todos los movimientos de las cuentas evadidas fiscalmente desde el año 1980 hasta la actualidad. ¿Puede hacerlo? ¿Puede desmentir categóricamente la utilización de mecanismos de fraude fiscal y de evasión de capitales para esconder negocios al amparo de la Administración Pública de Cataluña?

¿Por qué tardó tanto en regularizar este dinero depositado en el extranjero?

Hoy usted, señor Pujol, tiene la ocasión de desvanecer estas dudas. Creo que es lo mínimo que le podemos exigir en nombre de los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña. Es a ellos y a nuestro país a quien nos debemos. Un país que, a pesar de todo, tiene futuro y tiene derecho a encararlo con esperanza. Un país que merece una explicación que solamente usted puede dar.

Gracias, señor Presidente, señoras y señores Diputados.

INTERVENCIÓN EN EL TURNO DE RÉPLICA

Sr. Pujol, nosotros hemos hecho la intervención que nos parecía que debíamos hacer. Con respeto a las personas, a las instituciones, a la historia. Pero representamos a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña que exigen, necesitan, requieren de unas respuestas que no se han producido.

  • No sabemos todavía por qué llega precisamente ahora su confesión.
  • No sabemos todavía por qué tardó tanto en regularizar su fortuna en el extranjero.
  • No sabemos todavía cuál es el volumen total defraudado.
  • No sabemos si puede documentar el origen de los fondos defraudados.
  • No sabemos todavía los nombres de las personas que gestionaban este dinero.
  • No sabemos todavía si puede documentar la evolución de estas cantidades, y
  • No sabemos todavía cómo explica la increíble fortuna que parece sonreír a sus hijos y si esta fortuna tiene que ver con negocios hechos al amparo de la Generalitat.

Usted podrá decir, y está en su derecho, que ha venido aquí a contestar estrictamente al contenido de su declaración del 25 de julio, nosotros ya le hemos agradecido su comparecencia, pero entenderá también que nosotros, como representante de los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, estábamos, estamos y estaremos en la obligación de plantear estas cuestiones hasta que obtengan una respuesta satisfactoria.

Anuncios