• Archivo personal

    El mes de septiembre del año 1977 empezó mi militancia política. Esta página recoge los artículos e intervenciones públicas que he ido haciendo a lo largo de los años.
  • Correo electrónico

  • Redes sociales

  • TRADUCTOR

  • Archivos

  • e-books gratuitos

  • La familia socialista

Intervención en el Consell Nacional del PSC

INTERVENCIÓN DE MIQUEL ICETA EN EL CONSELL NACIONAL DEL PSC

Domingo, 5 de octubre de 2014 

Muy buenos días, compañeras y compañeros,

Celebrábamos nuestro Congreso el pasado 19 de julio y no hemos querido esperar más para convocar un Consell Nacional para explicar lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y lo que nos proponemos hacer en las próximas semanas, y también para mantener un debate sobre estas cuestiones en el máximo órgano de dirección del partido entre Congresos.

A lo largo de estas pocas semanas de mandato hemos trabajado duro para comunicar, de la forma más clara y eficaz posible, nuestro mensaje, para gestionar adecuadamente el pluralismo interno y para fortalecer nuestro papel en la política catalana y española.

En el terreno de la comunicación, quiero destacar la aparición del Endavant, el Manifiesto del partido con motivo de la Diada, el cartel y la octavilla que hoy se han repartidos, y la tarjeta con nuestros cuatro objetivos prioritarios distribuida con motivo de la Fiesta de la Rosa.

La Fiesta de la Rosa ha sido este año un éxito de movilización y ha significado un aire fresco de esperanza que se ha extendido por todo el partido. Y por este motivo os quiero agradecer a todas las Federaciones, comenzando por la del Baix Llobregat, vuestro esfuerzo.

El Debate de Política General sirvió también para fijar nuestro mensaje y hacernos escuchar en un clima político alterado por un exceso de gesticulación y grandilocuencia que, se diga lo que se diga, no llevará a la consulta que los catalanes deseamos. Los socialistas catalanes queremos una consulta, queremos votar; pero creemos que el camino elegido por Artur Mas y sus socios no lleva a una consulta, sino a una gran frustración, a un callejón sin salida.

Somos plenamente conscientes de que el principal causante del problema que tenemos es el PP a partir de la feroz campaña contra el proyecto de Estatut, el recurso que presentaron contra el Estatut que votaron los catalanes, la posterior Sentencia del Tribunal Constitucional y la política recentralizadora del gobierno presidido por Mariano Rajoy. Un Presidente de Gobierno que habla de respeto a la legalidad pero no hace ni una sola propuesta para resolver el problema. El inmovilismo de Rajoy está poniendo en riesgo la unidad de España por un puñado de votos.

Pero el President Mas y sus socios también tienen una gran responsabilidad. Si querían convocar un referéndum, ¿por qué no han utilizado la Ley de Consultas Populares por vía de referéndum? Si querían garantías democráticas, ¿por qué hacen una doble pregunta encadenada que no las proporciona? Si querían garantías democráticas, ¿cómo es posible que no se sepa todavía cómo se contabilizarán los resultados? ¿Por qué se han empeñado en hacer un referéndum utilizando la Ley de Consultas Populares No Referendarias?

¿Cuándo se atreverá el President Mas a decir en voz alta que el 9 de noviembre no se podrá celebrar una consulta legal con las suficientes garantías democráticas? Ni gesticulaciones, ni decretos sin fecha de entrada en vigor, ni reuniones maratonianas con resultados tan importantes que no se pueden divulgar, ni ninguna otra astucia puede esconder la dura verdad. El 9 de noviembre no se podrá celebrar la consulta que queremos los catalanes y las catalanas. Y el President Mas lo sabe.

¿Cuándo se atreverá el President Mas a reconocer que la única manera de hacer una consulta con garantías democráticas es hacerla de forma legal y acordada?, como no nos cansaremos de repetir. ¿Por qué no hace caso del Lehendakari Urkullu que decía el pasado viernes en una entrevista publicada en el diario El País: “Me parece interesante del método escocés lo que tiene de acuerdo entre los dos Gobiernos para hacer un referéndum, también reivindicado por nosotros. No sé si es más realista o no (que el de Cataluña). Pero sí más participativo, vertebrador y posible en Europa”? Sin acuerdo entre Gobiernos no hay referéndums de este tipo en Europa.

CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP han prometido hacer una consulta que saben que no se podrá hacer con suficientes garantías democráticas el 9 de noviembre, y se comienza a apuntar una nueva y hábil astucia, que esta vez tomaría la forma de unas elecciones denominadas plebiscitarias que solamente servirían para intentar disimular los fracasos acumulados por Artur Mas, que prometió un pacto fiscal, reducir el paro a la mitad y una consulta, y por ahora, nada de nada.

Nosotros también queremos la consulta, pero, como decía, tal y como se está haciendo, no la tendremos. Y muchos catalanes y catalanas comienzan a intuirlo. No hay solución que no pase por la vía del diálogo, la negociación y el pacto. Y el camino más seguro para que los catalanes votemos un nuevo acuerdo es impulsar una reforma constitucional federal que sea sometida a referéndum, solución en la que estamos comprometidos tanto el PSC como el PSOE. Si hay otras propuestas para hacer realidad la consulta, estamos dispuestos a discutirlas, y si procede, a compartirlas, pero lo que no queremos es contribuir al engaño de nuestros conciudadanos y conciudadanas.

La buena gestión del pluralismo interno ha permitido substituir la gestora del PSC de Terres de l’Ebre por una Comisión Política amplia y fuertemente representativa, también hemos visto la renovación del PSC de las Comarques Gironines con una Ejecutiva elegida con un amplio apoyo, hemos recuperado la estabilidad del Grupo Parlamentario con 20 diputados, y no con 19, un Grupo en el que todos los Diputados y Diputadas tienen asignadas responsabilidades y con una dirección renovada y más fuerte, y hemos sabido atender las especiales y diversas circunstancias que rodean el trabajo de nuestros Alcaldes y Grupos Municipales en el momento de abordar el debate sobre la consulta.

A pesar del buen trabajo hecho no nos podemos dar por satisfechos. Es mucho el trabajo que tenemos por delante y no se pueden menospreciar las dificultades que afrontamos.

La celebración de nuestro Consell Nacional nos tiene que servir, sobre todo, para enviar un mensaje claro a la sociedad catalana: nuestra principal preocupación es la situación económica, los 770.000 parados y paradas que hay en nuestro país (datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa), las desigualdades que están creciendo, la gran precariedad laboral, el aumento de la pobreza y la desesperanza que se van extendiendo entre los jóvenes, los trabajadores y las clases medias de nuestro país, la erosión de los servicios públicos de sanidad y educación y, en general, el debilitamiento de los sistemas de protección social.

Me diréis que no son los temas de los que más se habla. Y es verdad. Por eso nosotros tenemos que hablar de ellos en todo momento. También para salir al paso de aquellos que de forma tan irresponsable como falsa dicen que estos problemas se solucionarán con la consulta y la independencia, como si fuese por arte de magia.

Por este motivo no nos cansaremos de insistir una y otra vez en nuestras cuatro prioridades:

  1. Relanzar la economía y crear puestos de trabajo.
  2. Mejorar la calidad de la sanidad y la educación públicas y garantizar la protección social.
  3. Revitalizar la democracia y combatir el fraude fiscal.
  4. Una reforma constitucional federal que reconozca Cataluña como nación, garantice nuestro autogobierno y asegure un nuevo pacto fiscal.

Sí, justicia social y acuerdo federal. Esta es nuestra divisa.

Por el diálogo y el pacto, reforma federal, este es el camino.

La anterior legislatura acabó a medio mandato, y esta puede acabar igual. Creemos que una nueva anticipación de las elecciones sería una estafa política. El President Mas tiene que reconocer que fue un error pensar que en 2014, en una etapa de mayoría absoluta del PP, se realizaría una consulta que no solamente depende de nosotros. No se tiene que renunciar a una consulta sobre el futuro político de Cataluña, sino que hay que seguir trabajando los dos años que quedan de legislatura para hacerla posible. Artur Mas anticipó las elecciones del 2012 y en lugar de conseguir la mayoría extraordinaria que pedía perdió 12 escaños. Ahora no puede volver a huir: no podemos tener tres elecciones en cuatro años. Los socialistas estamos dispuestos a seguir ejerciendo nuestra labor de oposición los dos años que quedan. Y tampoco nos daría ningún miedo ayudar al gobierno si quisiera aprovechar estos dos años para afrontar los problemas de los catalanes y las catalanas, y para conseguir hacer la consulta en el 2016.

Pero que nadie se confunda. No nos dan miedo las elecciones: las elecciones nos gustan. Es más, a mí personalmente las campañas electorales me estimulan. Y quizás ha llegado la hora de que las afronte no solamente como candidato a Diputado, sino como candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat. Lo decidiremos entre todos y todas.

Creo que las primarias tendrían que ser el 26 de julio del próximo año, más de un año antes de cuando tocan las próximas elecciones al Parlament. En mi campaña para convertirme en Primer Secretario dije que las primarias tendrían que celebrarse “justo antes o justo después de las vacaciones de verano del 2015”. Hagámoslo así. Si las elecciones se avanzan o se precipitan, ya ajustaremos el calendario. Pero hoy creo que tenemos que pedirle al President y a la Mesa del Consell Nacional y a la Secretaría de Organización del partido que se pongan en marcha para revisar nuestro Reglamento a la luz de las experiencias de elecciones primarias que hemos ido acumulando, las nuestras y las del PSOE, y que comiencen a preparar los dispositivos necesarios para tenerlo todo a punto para el 26 de julio.

En estos momentos lo más importante es dar respuesta a los problemas de la ciudadanía, fortalecer nuestro partido, abrirlo a la sociedad, hacerlo acogedor para que todo el mundo se sienta inspirado por nuestra Declaración de Principios y nuestro Código Ético, y preparar las elecciones municipales del próximo 25 de mayo. Pongámonos a trabajar todos y todas.

El Congreso tenía como lema: ¡Adelante, socialistas! Y hoy ya podemos decir que el PSC se ha puesto de pie y camina con paso firme y seguro para cumplir sus objetivos desde la fidelidad a los valores que compartimos y a nuestra historia. Muchas gracias, compañeras y compañeros.

Anuncios