• Archivo personal

    El mes de septiembre del año 1977 empezó mi militancia política. Esta página recoge los artículos e intervenciones públicas que he ido haciendo a lo largo de los años.
  • Correo electrónico

  • Redes sociales

  • TRADUCTOR

  • Archivos

  • e-books gratuitos

  • La familia socialista

Un suspenso para el govern de CiU

Un suspenso para el govern de CiU
LA RAZÓN, 25-26.12.11

El gobierno presidido por Artur Mas cumple su primer año de mandato. Desde luego Cataluña está peor que hace un año, pero sería completamente abusivo responsabilizar al gobierno de un empeoramiento económico y social que por desgracia compartimos con el conjunto de España y la mayoría de los países europeos. No es que CiU practicase esa ecuanimidad con el gobierno anterior, pero no quiero cometer el abuso en el que ellos incurrían al enjuiciar la labor del gobierno presidido por José Montilla.

Al gobierno de CiU hay que juzgarle por lo que ha hecho, por cómo lo ha hecho, por lo que no ha hecho y todo ello en relación con lo que prometió. Desde luego su gran promesa fue la de sacarnos del túnel, y lo menos que puede decirse es que la salida parece aún lejana. También prometieron formar el gobierno de los mejores, pero basta con recordar el reciente fiasco de la nómina de diciembre de los trabajadores públicos, el desbarajuste veraniego de la PIRMI, la incapacidad del conseller Mena de explicar razonablemente qué hace para impulsar la actividad económica o la nefasta gestión del conseller Boi Ruiz, que está amenazando gravemente nuestro sistema público de salud, para demostrar la mediocridad del gobierno de Artur Mas. No en vano los ciudadanos suspenden la gestión del gobierno.

Tampoco destaca la justicia social en sus actuaciones, pues la villanía de la PIRMI siguió a los presupuestos para 2011 que se caracterizaron por rebajar los impuestos a los más favorecidos mientras se recortaban servicios y prestaciones a todos los demás.

El gobierno de CiU no tiene rumbo claro pues sigue amagando con el soberanismo, mientras pacta día sí, día también, con el Partido Popular. Aún hoy seguimos sin saber a dónde van, ni con quién quieren ir. Votan no a la investidura de Rajoy para afirmar al día siguiente que el gobierno de Don Mariano es magnífico y van corriendo a hacerse fotos con Alicia Sánchez Camacho en el Parlament para demostrar que la vida sigue igual.

Para ayudar al gobierno a mejorar su gestión y a aclarar su rumbo político, Pere Navarro, nuevo Primer secretario del PSC, ha ofrecido ya su mano tendida para pactar medidas de reactivación económica, evitar las injusticias sociales, preservar los servicios públicos, mejorar la colaboración con los Ayuntamientos y dotar de estabilidad y solidez a un gobierno de cuyo acierto depende el bienestar de todos.

Anuncios

Entrevista en La Razón

ENTREVISTA A MIQUEL ICETA
MONTSE ESPANYOL
LA RAZÓN, 14.12.11

“El sábado será un buen momento para cerrar una candidatura única”

Iceta admite que ve “difícil” alcanzar un acuerdo antes de iniciar el congreso

A 72 horas del congreso, cuatro aspirantes compiten por relevar a José Montilla al frente del PSC, si no se logra una candidatura unitaria antes del viernes ¿se retirará?

-Agotaré el plazo. El jueves tengo una reunión con los delegados de Barcelona y allí diré qué voy a hacer. Aunque a día de hoy, creo que es difícil alcanzar un acuerdo, confío en que éste (cerrar una candidatura integradora) se consiga en el congreso, porque no me imagino que gente que hemos trabajado en una misma ejecutiva no seamos capaces de encontrar los mecanismos para seguir haciéndolo de cara al futuro. Tenemos tiempo hasta el domingo para ver cómo deshacer el ovillo.

-¿Por qué no se ha llegado a un consenso todavía?

-Creo que hay matices de orientación política que hacen difícil un acuerdo. Además, nuestro progreso congresual se ha mezclado con el proceso de elección del candidato a la Generalitat.

-Los matices a los que se refiere ¿son los que separan las dos almas del PSC? Porque aunque Pere Navarro diga que se ha superado la teoría de las dos almas, tanto Àngel Ros como Joan Ignasi Elena insisten en que representan al PSC más catalanista.

-El PSC no tiene dos almas. El PSC es un partido catalanista que defiende un proyecto político en forma de federalismo. Y sobre esto, hay matices entre los candidatos.

-¿Ser más catalanista es tener un grupo propio en el Congreso?

-No, si fuera así, sería admitir que en los últimos 30 años, el PSC no ha sido catalanista.

-Tener grupo propio es una de las divergencias entre los aspirantes, Ros y Elena, lo defienden, usted no, pero ¿está a favor de dar más soberanía al PSC?

-El congreso resolverá que si por alguna razón no hay acuerdo entre el PSC y el PSOE, el PSC pueda defender su postura hasta el final y votar diferente, si es necesario.

-¿Por qué hasta ahora no ha votado diferente?

-Porque la ejecutiva no lo ha decidido.

-¿Y esto ha pasado factura al PSC?

-No haber votado lo mismo en el Parlament y en el Congreso, como el fondo de competitividad o el preámbulo del Estatut, no se ha entendido y ha sido un error. Ahora, de aquí no se puede extraer que no tener grupo parlamentario nos perjudique.

-¿Si no se acuerda una candidatura unitaria, es partidario de votar por separado al primer secretario y la ejecutiva para dibujar una dirección más plural?

-Una cosa no va relacionada con la otra, porque el PSOE votó de esta manera y los tres candidatos que perdieron quedaron fuera de la ejecutiva. No está escrito que éste sea el mejor sistema para integrar, todo dependerá de lo que propongan los candidatos el primer día de congreso, creo que una excesiva presión a favor de votar a una persona, en vez de unas ideas y un equipo no beneficia al partido, porque el debate personalista puede imponerse sobre el equipo y la orientación política.

-Entonces, ¿cómo se integra a Ros, Elena en caso de que no retiren su candidatura?

-Tendrán que hacer un esfuerzo para discutir la orientación política del futuro del PSC. La noche del sábado, cuando se negocie el equipo que integrará la nueva dirección, será el mejor momento para cerrar una candidatura de integración.

-Si el domingo por la mañana no hay acuerdo, ¿el congreso se cerrará el falso?

-No, porque si no hay una candidatura de integración, se votará.

-Pero quien gane estará en la dirección y quien no fuera.

-De todo proceso democrático sale un ganador y el ganador tiene el reto de dirigir la nueva etapa.

-¿Y no se corre el riesgo de que el partido quede dividido.

-No, porque nuestros mecanismos aseguran que todos expresen sus ideas, además, ofrecen posibilidades de ponerse de acuerdo y si no hay acuerdo, democráticamente, la mayoría vota quién ha de dirigir el partido.

-Este es el congreso de la “renovación”, pero tras 27 años en la dirección, ¿qué puede aportar que no haya experimentado ya?

-Experiencia y capacidad de integración, porque no quiero ser candidato a la presidencia de la Generalitat. Aunque probablemente, mucha gente piense que para abordar una nueva etapa se necesitan caras nuevas y quizás yo sea la más vieja de todas.

-¿Por qué dio un paso al frente para dirigir el partido?

-Porque en una situación tan complicada como la que atraviesa el partido, tenía la responsabilidad de trabajar para reconectar con la sociedad.

-¿Le ha desgastado la era Montilla?

-A todos. Me parece absurdo relacionar a un candidato con el aparato, porque quien más quien menos (Navarro, Ros y Elena) ha participado en las decisiones.

EL OPTIMISTA INCORREGIBLE

“Si la gente se divirtiera como yo, la vida sería más fácil”, explica Miquel Iceta (Barcelona, 1960) mientras se fotografía con un “galet” navideño. Tras la sesión de fotos, en una granja, pide un suizo y un croissant. Explica que mañana, a las ocho de la tarde, dirá en su blog si se retira. No cree que se acuerde una candidatura única en 72 horas, pero confía en cerrarla el sábado, en el congreso, del que ha de salir el nuevo PSC. Si ha de apostar por otro candidato, elige a Pere Navarro.

Entrevista en La Razón

«No he escuchado a nadie que plantee una estrategia o un liderazgo diferentes en el PSC»
MARCOS PARDEIRO
LA RAZÓN, 14 Febrero 10

– ¿Cataluña sufre fatiga del tripartito?
– Se abusa mucho de hablar en nombre de Cataluña. Lo que sí que es cierto es que estamos en un momento de crisis económica muy fuerte y eso pasa factura a todos los gobiernos, al de Obama, al de Merkel, al de Sarkozy… Desde este punto de vista, no es un momento dulce para nadie y tampoco para el Gobierno de Cataluña. Ahora, yo soy de los convencidos de que a Cataluña le convienen unos años más de gobierno de centro-izquierda, encabezado por los socialistas y presidido por José Montilla. Y es una opinión unánime en mi partido.

– ¿Un gobierno de socialistas sin ERC y sin ICV?
– Nos gustaría, como a todos los partidos, ser capaces de formar un gobierno con el mínimo de hipotecas, porque así podríamos desplegar con toda la plenitud nuestro proyecto. No nos gusta hablar de futuras alianzas porque hace falta que cada partido presente su proyecto y hay que escuchar a los ciudadanos en las urnas. Ahora bien, sí descartamos una alianza de gobierno con el PP.

– ¿Cómo interpreta usted que el conseller Maragall hable de «fatiga» del tripartito?
– Se lo debería preguntar a él, pero supongo que se refiere a este momento de dificultad que atraviesa el país y que, lógicamente, afecta alGovern. De las próximas elecciones saldrá o un gobierno presidido por José Montilla o un gobierno presidido por Artur Mas. Y nosotros sólo nos planteamos un gobierno de centro-izquierda, donde los socialistas tengamos una posición preeminente.

– El presidente de la Generalitat quiso quitar hierro a las palabras de Maragall, pero luego el conseller Castells salió en su defensa. Es una secuencia inédita, ¿cómo se explica?
– Yo seguí con mucha atención lo que dijo el conseller de Economía y él defendió dos cosas que comparto absolutamente: primero, la libertad de expresión, que en nuestro partido es plena y, después, el sentido de la realidad, es decir, que en un momento difícil como el que sufrimos sería absurdo decir que no hay problemas. Pero no le doy más trascendencia.

– Entonces, ¿niega que haya ningún tipo de malestar en el PSC tras el episodio de Maragall?
– Que yo sepa no. Si hubiera malestar sería porque hay proyectos diferentes, porque alguien está planteando una estrategia política diferente, o un liderazgo diferente, o unas alianzas diferentes. Yo no he escuchado ninguna propuesta diferente a la que está defendiendo el presidente de la Generalitat.

– ¿Apoyaría el PSC un cese del conseller Maragall?
– Primero debo decir que la capacidad de nombrar y destituir consellers corresponde al presidente de la Generalitat y en eso no nos pondremos. Ahora bien, en un partido democrático caben voces diversas. Lo que sí que es bueno es que cuando alguien dice que tenemos que hacer un debate, pues que diga sobre qué tenemos que debatir porque así podríamos participar todos.

– Respecto a sus socios, ERC ha guardado silencio e ICV, en cambio, ha atacado a Maragall.
– Mire, el otro día me pedían una crítica a mis socios de gobierno en televisión y respondí que si tenía críticas se las hacía en privado. Nosotros valoramos positivamente su labor, así como la relación que tenemos. Eso no quiere decir que estemos absolutamente de acuerdo en todo, porque, si fuera así, estaríamos todos en el mismo partido. Creo que todo el mundo entiende que el PSC es un partido muy grande en el que hay opiniones, en el que hay a veces debate y, por tanto, esto no debería molestar a nadie. Lo que sí sería preocupante es que hubiera una discrepancia sobre la estrategia política, pero, que yo sepa, no es el caso.

– Más que una estrategia política distinta, lo que ha parecido sugerir el conseller Maragall es un final de ciclo del tripartito.
– Bueno… Toda elección es el comienzo de un ciclo y el final de otro. La decisión siempre la tienen los ciudadanos y la toman en función de dos o tres cosas: el balance del gobierno saliente, que creo que será positivo porque se ha hecho mucho trabajo; la valoración de los proyectos que se presentan; y el liderazgo que se propone.

– Este episodio, ¿no le ha recordado un poco al anterior tripartito?
– No, los problemas del anterior tripartito eran de orientación política diferente. En este caso, sigo sin ver posturas políticas diferentes. Por tanto, no estamos ante lo mismo.

– ¿Teme que la oposición haya cogido mucha munición?
– No, con una frase del conseller Maragall no se construye una alternativa de gobierno. El problema de la oposición es precisamente éste. Tenemos una formación como CiU a la que parece que le es igual pactar con ERC que con el PP; una formación que todavía no nos ha dicho si quiere la independencia de Cataluña o sólo la quiere cuando sea posible y, entretanto, irá consultando los fines de semana a los ciudadanos a ver qué piensan. Lo que debería preocupar a la oposición no es aprovechar los errores del Govern, sino demostrar que tiene un proyecto que merezca la confianza.

– Dentro de algunos días, asistiremos a un pleno sobre la crisis después de que CiU lo haya forzado. ¿Va a ser un aperitivo de la campaña?
– Espero que no, porque es un debate útil y necesario. Me consta que el presidente de la Generalitat estaba madurando solicitarlo porque la situación económica es suficientemente delicada como para analizarla con toda profundidad en el Parlament.

– ¿Teme que la gestión de Zapatero de la crisis acabe pasando factura al PSC?
– La gente, cuando vota, sabe perfectamente lo que vota y, por tanto, en las autonómicas los ciudadanos saben que están escogiendo la composición del futuro Parlamento de Cataluña, que debe escoger al presidente de la Generalitat. Ahora bien, todo afecta y es obvio que una situación de crisis económica comporta desgaste a los gobiernos en un momento en que los socialistas están gobernando España. Es normal que eso tenga una incidencia, pero eso no implica que no podamos ganar las elecciones.

– Montilla ha pedido al PSC un esfuerzo «sin precedentes». ¿Sólo así pueden darle la vuelta a las encuestas?
– El presidente está demostrando con esta petición que mira la realidad de cara. Somos conscientes de que atravesamos un momento económico difícil, somos muy conscientes de lo que nos dicen las encuestas y, en cambio, estamos muy convencidos de lo que conviene a Cataluña. Ligar todo esto implica el esfuerzo más importante que hemos hecho hasta ahora de explicación.

«Convendría acordar las veguerías con la oposición»

– ¿El proyecto de ley de las veguerías está suficientemente maduro para ser aprobado? Muchos alcaldes mantienen quejas…
– En realidad, de este proyecto hemos hablado muchísimo porque de la disolución de las Diputaciones hemos hablado más de 30 años. Lo que pasa es que nadie ha tenido hasta ahora el coraje de formular cómo hacerlo. Por tanto, el tema está maduro, pero convendría que lo acordásemos con la oposición y no sé si será posible.

– Hablemos del tramo final de la Legislatura. 18 de los 24 proyectos de ley que están en trámite se han impulsado mediante el procedimiento de urgencia. ¿Por qué ese afán por legislar a toda prisa?
– En esta Legislatura nos ha pasado una cosa que no hemos acabado de gestionar bien gobierno y oposición, que son los plazos de tramitación parlamentaria. Muchas veces ha habido un exceso de petición de prórrogas, que dilatan el procedimiento parlamentario. Para intentar equilibrar esto, el Govern ha pedido muchas veces el trámite de urgencia, pero esto no resta en absoluto capacidad de debate, ni de transacción. También es normal que en el último año de la Legislatura, el Govern quiera aprobar el máximo de los proyectos, como la Ley del cine.

Perfil
EL CÍRCULO DE CONFIANZA DEL PRESIDENT

Miquel Iceta es una de las personas del círculo de confianza del primer secretario del PSC, José Montilla, desde que trabajaron juntos en el Ayuntamiento de Cornellà. De hecho, cuando comenzó la crisis socialista esta semana de pleno en el Parlament, Iceta se reunió con el president en un despacho de la cámara catalana para orquestar la respuesta a la «fatiga» del tripartito que planteó el conseller Maragall. En la entrevista, deja muy claro que su posición está al lado del sector mayoritario.

Un fracaso en la financiación pondría en juego el papel del PSC

“Un fracaso en la financiación pondría en juego el papel del PSC”
“Si los socialistas cuando gobernamos no defendemos a los ciudadano, ¿cuál es nuestra razón de ser?”
MONTSE ESPANYOL
LA RAZÓN, 14.09.08

– ¿Por qué es necesario un nuevo sistema de financiación?
– Porque lo establece el Estatut y porque el vigente sistema ha fracasado.

– Pero no negará que el acuerdo se presenta difícil
– Es difícil negociar cómo se reparten los recursos, sobre todo en un contexto de crisis. Es difícil que el Gobierno renuncie a parte de sus ingresos a favor de las autonomías y es difícil que contente las reivindicaciones de todas las comunidades. Pero no es más difícil ahora de lo que era en 2001, pero en esta ocasión se ha empezado con posiciones muy distantes y con exceso de ruido.

– El papel del PSC es crucial en esta negociación porque por un lado lidera la Generalitat y por otro, forma parte del proyecto del PSOE, ¿qué dificultades tienen?
– Jugamos el papel de siempre. Defendemos que a Cataluña le conviene un gobierno de izquierdas encabezado por el PSC y que a España le conviene un Gobierno socialista que tenga una idea federal de España.

– Y la financiación del Estatut, ¿es incompatible con el proyecto socialista?
– No, y tampoco queremos ponernos en la tesitura de que no acabe bien la cosa. Para nosotros sería un fracaso de primera magnitud. Debemos demostrar que gobernando obtenemos beneficios para Cataluña y a la vez integramos el proyecto del PSOE.

– ¿Qué significaría para el PSC, un fracaso?
– Sería terrible.

– ¿Estaría en juego el tripartito?
– Estaría en juego el papel del PSC en la política catalana. Si cuando puede gobernar Cataluña no es capaz de defender los intereses de los catalanes, ¿cuál es su razón de ser? Nuestra apuesta es demostrar que el interés de Cataluña es compatible con el de toda España.

– ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el PSC?
– Hasta donde haga falta. Queremos un sistema que honre al Estatut y que responda a las necesidades de Cataluña. Debemos llegar a un pacto que pueda extenderse a todas las comunidades.

– ¿Y si los presupuestos de 2009 no contemplan los criterios de la nueva financiación, qué harán?
– Sería impensable que el Gobierno no pueda aprobar unos Presupuestos que no contemplen los elementos de la financiación que establece el Estatut.

– Montilla dice que su prioridad es defender los intereses de los catalanes. ¿Esta defensa está por encima del PSOE?
– No nos preguntamos qué es primero, ni tampoco elegir entre papá o mamá.

– ¿Cómo valora el PSC que Zapatero admita que el actual sistema de financiación es insolidario con Cataluña?
– Es una muestra de que los argumentos del gobierno catalán cuajan y un indicio de que las cosas van por buen camino.

– ¿Responde a la llamada de Montilla de destensar las relaciones?
– Estoy convencido de que Zapatero está trabajando con Solbes para encontrar una solución. Esto no quiere decir que lleguemos a estar al cien por cien de acuerdo. Las cosas no avanzan al ritmo que nos gustaría, pero creo que vamos en buena dirección.

– El conseller Josep Huguet aseguraba hace unos días que el Govern y CiU tienen cerrada la propuesta catalana, ¿Es cierto?
– No lo sé, no soy miembro del gobierno. Yo espero que la propuesta conjunta llegue a buen puerto y que la unidad no decaiga.

– Hasta ahora, ¿qué hay pactado con Solbes?
– La pregunta es lo que no hay. Faltan propuestas sobre cómo articular los mecanismos de nivelación, referencias al consorcio entre la agencia tributaria catalana y la estatal, menciones a los costes diferenciales y al porcentaje de población inmigrante.

– Si no hay financiación, ¿augura una radicalización?
– Si no encontramos un sistema de financiación justo mucha gente querrá avanzar hacia el concierto económico. Un fracaso nos llevaría a la radicalización. Cuando no se hacen reformas a tiempo se producen revoluciones que nadie quiere.

– Montilla comentó en su discurso de la Diada que hay que ser “flexible”, ¿A qué se refería?
– A que es una negociación que no se puede plantear como un todo o un nada.

Entrevista en La Razón

Entrevista a Miquel Iceta
La Razón (02/04/06)

“El referéndum será un fracaso si participa menos del 50%”

– ERC rechazará el Estatut en el Congreso de los Diputados. ¿Cree justificable este voto?
– Creemos que el texto es muy bueno para Cataluña, mucho mejor que el que tenemos y, por eso, el “no” nos parece indefendible. Ahora bien, ERC es un partido independentista y tiene su criterio. Aquí hay dos maneras de verlo: si comparas lo que se ha acordado con lo que salió del Parlamento de Cataluña, es evidente que hay diferencias. Es evidente que lo nuevo es mucho mejor. En este marco, pedir el “no” es bastante inconcebible.

– En cambio, ERC ya ha anunciado que podría saltar a la abstención en el posterior trámite de la Cámara Alta.
– ERC tendría que ser muy cuidadosa con lo que hace en el Senado, porque la correlación de fuerzas en esta cámara posibilita que el proceso pueda alargarse, aunque sea involuntariamente, y podría hacer imposible la celebración del referéndum antes del verano. En todo caso, lo que tenemos que hacer es definir lo que para nosotros es inconcebible. E inconcebible sería un “no” en el referéndum y alargar el proceso de forma innecesaria a causa de Esquerra, dando motivos objetivos a los que no quieren el Estatut.

– Sin embargo, Carod-Rovira descarta el “no” en el referéndum del texto. ¿Es suficiente para el PSC una eventual abstenciónpara garantizar la estabilidad del Gobierno tripartito?
– Preferiríamos que ERC votara favorablemente. Lo que es evidente es que no podríamos gobernar con un partido que se opusiera a una mejora del autogobierno. No podríamos gobernar con un partido que hubiera defendido el voto negativo.

– ¿Descarta el avance electoral?
– No queremos ponernos en esta tesitura. Trabajaremos para que ERC esté en el “sí” o, como mínimo, para que no quede anclada en un “no” porque sería un error para ellos y para el país.

– ¿Pero cree que el tripartito agotará la legislatura?
– A nosotros nos gustaría. Es más, hemos dicho que si se dan las condiciones nos gustaría mantener la experiencia en la próxima legislatura.

– Entonces, las afinidades que han surgido durante el proceso estatutario entre socialistas y CiU, ¿no condicionarán la política de alianzas en Cataluña?
– No. Lo que pasa es que era obligado un entendimiento entre nosotros para sacar adelante el Estatut, pero esto no tiene que condicionar futuras alianzas.

– ¿Y el PSOE no puede forzar un cambio en los actuales pactos?
– Respetamos mucho al PSOE, pero de hecho el propio PSOE ya ha manifestado que no tiene ninguna intención de cambiar su esquema de apoyos parlamentarios, sino en todo caso ampliarlo. Quiero recordar que mientras CiU se abstenía y, por tanto, no se quería mojar en la investidura de Zapatero, ERC se mojó. Y eso, a pesar de posteriores altibajos, nadie lo puede cambiar. ERC hizo lo correcto en el momento adecuado y eso tiene mucho valor en política.

– Tras el pacto entre Zapatero y Mas, se han acentuado lasd istintas posturas de los partidos catalanes. ¿Puede esto provocar un fracaso en la participación del referéndum?
– Creo que no. En el referéndum de 1979 hubo una participación de casi el 60 por ciento. Una participación similar sería razonable, pero nosotros querríamos una superior.

– ¿Una participación inferior al 50 por ciento sería un fracaso?
– Sí. Lo que pasa es que tenemos un sistema que no condiciona la validez del referéndum a la participación. Pero sería muy negativa una participación muy baja.

– ¿Quién se juega más en esta consulta: Zapatero, Mas, Maragall, el PSC o el conjunto del tripartito?
– Quien se juega más es Cataluña y sus ciudadanos porque de la participación y del resultado de la votación se derivará una legitimidad más fuerte de las instituciones, que son las que defienden el interés de la gente. Dicho esto, es evidente que todos los que han contribuido en este acuerdo se juegan mucho. Si la participación fuese escasa o el resultado fuese negativo, quedarían políticamente desautorizados.

– ¿Zapatero se involucrará mucho en la campaña del Estatut?
– Zapatero se ha comprometido mucho con la elaboración del Estatut y era un compromiso electoral suyo que se ha hecho realidad. Ayer estuvo en el acto de Cornellà en el inicio de la campaña de explicación del Estatut y la celebración de los dos años de gobiernos.

– ¿El referéndum será el 18 de junio?
– Nos gustaría sobre todo porque es antes de las vacaciones. Lo que pasa es que no depende sólo de nosotros, sino también del ritmo de discusión en el Senado.

– Con la celebración en junio el Gobierno podría empezar el próximo curso con el panorama más despejado…
– ¡Claro! El último año de la legislatura no quedaría enturbiado por una reforma de esta envergadura. Iría bien para todo el mundo porque es un tema que dura más de dos años y llega a fatigar, particularmente a los que estamos más metidos, pero también a los espectadores políticos.

– Superado el referéndum, ¿apoyaría el PSC una remodelación del Gobierno?
– Eso debe decidirlo el president. Él optó por una reorganización funcional con la creación de cuatro macroáreas y supongo que todavía es pronto para realizar balance del rendimiento de esta fórmula.